EDUCACIÓN -NEE-

Dentro del ámbito educativo, debemos partir de la premisa que al tener una discapacidad nuestro hijo/a, es decir, algún tipo de NEE (Necesidad Educativa Especifica), se debe de llevar a cabo un dictamen de escolarización previo por parte del equipo de orientación para determinar en que modalidad escolar debe entrar. Existen tres modalidades:

  • Modalidad A: donde estarían la mayoría del alumnado de un centro, estarían en un aula ordinaria y no presentarían ningún tipo de discapacidad.
  • Modalidad B: donde estarían aquellos alumnos/as con algún tipo de discapacidad siempre y cuando no fuera muy severa y pudieran estar integrados en un aula ordinaria a tiempo total, teniendo algún monitor de ayuda en casos puntuales.
  • Modalidad C: donde estarían aquellos alumnos/as con algún tipo de discapacidad más severa, que les impide estar integrados en un aula ordinaria a tiempo total, de ahí que estén su mayor tiempo de horario escolar, en el aula específica saliendo horas puntuales a su aula ordinaria de referencia con un monitor de apoyo.

Desde el punto de vista de un Padre con un hijo con autismo, es cierto, que como la mayoría, preferiría que mi hijo estuviera en una modalidad b, integrado totalmente, pero desde el punto de vista de un profesional de la educación, y tratándose de una edad temprana, creo que lo más idóneo es que esté en una modalidad c, ya que la atención es más individualizada y más adaptado el trabajo educativo a sus necesidades e intereses. Es el caso de mi peque Hugo, está actualmente en el Aula Especifica “LA LUZ ENCENDIDA” en el CEIP Virgen de los dolores en Purchil (Granada). Un colegio magnífico, concienciado y que se ha involucrado desde el primer momento con la creación del nuevo aula, adaptando totalmente todos sus espacios en relación al TEA, además de estar siendo atendido y educado por maestros/as muy competentes en su labor como docentes, destacando por encima de todos/as, como no, su tutora en el aula María Jesús, que es una gran profesional y muy comprometida con su trabajo y con la concienciación del Autismo a todos los niveles.

A mi juicio, es fundamental que el alumno/a adquiera una buena base en cuanto a comunicación y relación, saliendo en momentos puntuales a la integración con sus compañeros del aula ordinaria de referencia y ya en un futuro, cuando esté más preparado y haya madurado, poder acceder a la modalidad B sin problemas, es decir, creo que es fundamental un periodo de adaptación sin prisas, adecuado y durante el tiempo necesario que crean conveniente tanto el tutor/a como lo padres, para posteriormente llevar a cabo el cambio.

1.- EL TEA DENTRO DEL CENTRO ESCOLAR

Según Crespo (s.f) a pesar de que por mucho tiempo se creyó que los niños y niñas con autismo eran ineducables los diferentes avances en los tratamientos han demostrado que no es así, siendo la educación la principal herramienta de tratamiento, aunque desde un inicio impliquen un reto para el docente ya que estas personas necesitan una supervisión constante y apoyo.

“Es muy importante tener en cuenta que la mera etiqueta de autismo no define, por sí misma, un criterio de escolarización, sino que debido a la gran heterogeneidad que presentan los cuadros de autismo se necesita una valoración específica, individualizada y concreta de cada caso para poder determinar las soluciones educativas más adecuadas en cada momento” (Crespo; s.f.: pp. 3).

Por lo que cabe preguntarse si ¿todos los niños con autismo son pertinentes para estar dentro de los centros educativos o centros educativos son más recomendables para las y los niños con autismo?, Rivière citado por Crespo define una serie de factores que deben tener los niños y el centro educativo para determinar cuáles son las condiciones que se requieren para determinar un tratamiento para el o la niña.

FACTORES DEL NIÑO/A:

1. Capacidad intelectual: en general, deben integrarse los niños con Coeficiente intelectual (CI) superior a 70, aunque no debe excluirse la posible integración en la gama 55-70.

2. Nivel comunicativo y lingüístico: para el éxito de la integración son criterios importantes las capacidades declarativas y el lenguaje expresivo.

3. Alteraciones de conducta: la presencia de autolesiones graves, agresiones, rabietas incontrolables, pueden hacer cuestionar la posible integración.

4. Grado de inflexibilidad cognitiva y comportamental: puede exigir adaptaciones y ayudas terapéuticas en los casos integrados.

5. Nivel de desarrollo social: los niños con edades de desarrollo social inferiores a 8-

9 meses por lo general sólo tienen oportunidades reales de aprendizaje en condiciones de interacción uno – a – uno con adultos expertos

FACTORES DEL CENTRO EDUCATIVO:

1. Son preferibles los centros escolares de pequeño tamaño y número bajo de alumnos, que no exijan interacciones de excesiva complejidad social. Deben evitarse los centros excesivamente bulliciosos y “despersonalizados”.

2. Son preferibles centros estructurados, con estilos didácticos directivos y formas de organización que hagan “anticipable” la jornada escolar.

3. Es imprescindible un compromiso real del claustro de profesores y de los profesores concretos que atienden al niño con autismo.

4. Es importante la existencia de recesos complementarios, y en especial de psicopedagogo, con funciones de orientación, y de logopeda.

Otras consideraciones a tener en cuenta serían: utilizar una metodología abierta y muy flexible adaptada a cada alumno donde se trabaje a través de un aprendizaje funcional, activo y colaborativo con otros profesionales. Crear un ambiente de seguridad y confianza donde se trabaje individualmente o en grupos bien delimitados. Darle mucha importancia al juego y a los talleres, es decir, a los aprendizajes prácticos donde el alumno se implique de una forma directa tanto física como mentalmente. También es necesario e importante, la formación de educadores especializados en el trabajo con niños con autismo, para que puedan dar una atención adecuada y siempre en función de las necesidades específicas e individuales de estos niños, cuyo desarrollo les permita una mejor interacción y adaptación en el medio en que se desenvuelven.

2.- ORIENTACIONES PARA UNA CORRECTA RESPUESTA EDUCATIVA

· Serán prioritarios los objetivos educativos relacionados con la interacción social y actividad funcional con objetos; la comunicación, representación simbólica e imitación; el desarrollo motor y las habilidades de autonomía.

· En este sentido es importante estimular la exploración de objetos o actividades funcionales muy simples con las manos, empleando reforzadores potentes de música y juego: juguetes, juegos interactivos (p.e. “los lobitos”, “las palmitas”, “currín-currín”…), canciones,… En fases evolutivas iniciales se trabajarán esquemas simples tales como introducir objetos en recipientes y sacarlos de ellos, responder a modelos de gesto-verbalización de “toma” y “dame”, encajar aros grandes en ejes, hacer sonar campanillas, sonajeros, tamborcitos y objetos que produzcan sonidos. Deben estimularse y reforzarse especialmente las pautas que impliquen control óculo-manual y prensión sostenida de objetos.

· Deben realizarse diariamente juegos circulares de interacción centrados en el cuerpo y que desarrollen motivaciones de relación, anticipaciones e inicios de peticiones: cosquillas, caricias, sonidos con el cuerpo o soplarle en la cara.

· Además del uso funcional de objetos, son importante para su desarrollo la realización de juegos de simulación e imitación.

· Es muy importante procurarles ambientes muy estructurados, predecibles y fijos, evitando los contextos poco definidos y caóticos, para facilitar sus posibilidades de anticipación. Un ambiente estructurado es aquél en que el niño-a sabe y conoce las pautas básicas de comportamiento, tiene seguridad de lo que se espera de ellos, el adulto dirige y organiza las diferentes situaciones, siendo bastante rutinario y así predecible.

· Además de la estructuración ambiental conviene utilizar el aprendizaje sin error. La utilización de éste consiste en no atender a los errores, adaptar los objetivos al nivel evolutivo del niño-a, asegurar la adquisición previa de los objetivos de conducta que se pretenden enseñar, descomponer al máximo los objetivos educativos, controlar la presentación clara de los estímulos discriminativos y neutralizar los irrelevantes, evitar factores de distracción y ambigüedad en la situación educativa, mantener motivado-a al niño-a mediante el empleo de reforzadores suficientemente poderosos.

· Otra técnica metodológica fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje a seguir, es el Encadenamiento hacia atrás, que consiste en descomponer la secuencia de un determinado aprendizaje en objetivos de conducta muy delimitados, proporcionar total ayuda para la realización de la conducta completa, e ir desvaneciendo las ayudas desde el final hacia delante, de modo que el niño-a realizará la conducta con cada vez menos ayuda; lo último que realizará por sí solo, será el primer paso de la secuencia.

· Utilizar en ocasiones el entrenamiento o la enseñanza incidental, es decir, cuando los episodios de enseñanza son iniciados por el niño-a en lugar y contenido. El adulto ha de estar alerta a estas iniciativas adaptándose a las nuevas circunstancias, reforzando de forma natural las respuestas adecuadas.

· Es fundamental responder consistentemente ante conductas comunicativas verbales o gestuales (miradas, coger al adulto de la mano, acercarse a un objeto y mirarlo) y aunque estas conductas no sean intencionales, debemos hacerlas funcionales dándoles ese sentido.

· Para favorecer la ocurrencia de la función comunicativa de petición, es necesario manipular algunos aspectos o situaciones que extraigan con mayor probabilidad estas conductas: colocar los objetos que le gusten fuera de su alcance y esperar a que realice algún acercamiento o tipo de petición, preguntarle, acercarle el objeto y cuando extendiera el brazo, dárselo y reforzarle el intento.

· A las rabietas no hay que prestar atención, y una vez finalizadas se continúa realizando la actividad programada como si no hubiera pasado nada.

· Ante alteraciones de conducta autolesivas y heteroagresivas hemos de actuar impidiendo su refuerzo, interviniendo con conductas alternativas y/o incompatibles. Es importante que observemos los estímulos que preceden a las autolesiones y las consecuencias que se obtienen tras su realización. Técnicas como evitar los estímulos desencadenantes, la extinción, el “tiempo – fuera” han de ser tenidas en cuenta. Realizar el análisis funcional de la conducta y pensar que el 90% de estas conductas tienen una intención comunicativa (petición, escape y llamada de atención), y que si logramos detectarla tendremos que enseñarles a lograrlas con habilidades más sociales y comunicativas.

· Las técnicas basadas en el Condicionamiento Clásico y Operante no son las únicas, ni las “mejores” vías para el tratamiento de las conductas problemáticas. Otras técnicas que pueden utilizarse en el tratamiento de estas alteraciones, al margen de la modificación de conducta, son las de corte cognitivo; como las técnicas de Autocontrol y Autoinstrucciones, donde se enseñan al niño competencias básicas para controlar o regular su propio comportamiento, de manera que las acciones del alumno o alumna ajustadas al contexto, se llevan a cabo a través de mediadores manejados y controlados por ellos. Así por ejemplo, con aquellos alumnos que hablan, usaremos técnicas de Autoevaluación y Autorrefuerzo donde se le enseña en primer lugar, a hablarse a sí mismo, para continuar con verbalizaciones sobre la conducta – problema, su objetivo y los errores que comete, del tipo “lo estoy haciendo bien” y “vaya, aquí me he equivocado”, “qué valiente soy”, etc. O con alumnos de menor capacidad cognitiva, programas de sesión con dos o más tareas bien definidas para que ellos las vayan realizando con cierta autonomía y según preferencias. Pretenderemos así, que el niño sea protagonista de su propia actividad y trabajo, para que posteriormente pase a controlar su conducta. Todo esto implica una consideración del Autocontrol como una competencia que se construye progresivamente en el desarrollo, por tanto una competencia con diferentes niveles de adquisición, y no como el resultado de unas capacidades cognitivas previas. Así es posible hablar de la enseñanza de autocontrol en poblaciones que, como las aquí referidas, tienen grave retraso mental y ausencia de lenguaje. Estas estrategias y otras para desarrollar la capacidad de elección mejorarán asimismo el concepto de autoestima de los alumnos y alumnas.

· En cuanto a la comunicación, cuando no existe lenguaje oral o este es ecolálico y no funcional, es aconsejable implantar el Programa de Comunicación Total – Habla Signada de Benson Schaeffer, que no sólo no limita ni impide el desarrollo del lenguaje oral, sino que lo facilita, organiza y desarrolla. Este sistema alternativo, de signos, está muy estructurado y utiliza un procedimiento de enseñanza muy apropiado (moldeamiento físico, encadenamiento hacia atrás, espera estructurada, reforzamiento natural y social, y desarrolla la espontaneidad).

3.- MATERIALES PARA UNA CORRECTA RESPUESTA EDUCATIVA

En el abordaje de la respuesta educativa a llevar a cabo con nuestros alumnos y alumnas y dentro del desarrollo de las áreas curriculares pueden utilizarse los siguientes materiales:

Son interesantes aquellos juguetes y objetos que estimulen la percepción y las sensaciones, del tipo de los materiales usados en la estimulación basal: Baños (esponja, jabón, sales, toalla, secador, cremas…), duchas y baños secos (arroz, guisantes, bolas, arena…), cepillado (guantes de masaje), móviles, con cordones y tiras, suspendidos que rozan al niño o niña y se mueven al menor contacto. También son interesantes todo tipo de vibradores, con o sin instrumento musical.

La estimulación sensorial, en todas sus vertientes, proporciona abundantes materiales adecuados para la intervención. La estimulación de la boca a través de contactos, objetos fríos y calientes, cepillado de dientes, esponjitas y juguetes para mordisquear; la estimulación del olfato con botellitas para oler y “perfumentrenamientos”; la estimulación del gusto con sabores diferentes; la estimulación acústica desde el propio latido del corazón, audición lateral, instrumentos de actividad propia, instrumentos y juguetes musicales, experiencias reales (lavadora, radio…), hasta el habla; la estimulación táctil, a través de diferentes tactos, temperaturas, presión, movimientos, y prensión; y por último la estimulación visual, con juegos de luces en la oscuridad, linternas, lámparas, diapositivas, objetos brillantes, caleidoscopios, prismáticos y lentes, juguetes luminosos…

Otra gama de materiales lo proporcionan los juguetes de Primera Infancia (los centros de actividades, gimnasios de primer año, cubos, apilables, juguetes de arrastre, y tentetiesos), de manipulación (señor patata, peluches…), juguetes de mecanismo o resorte, juguetes de ensartado fijo y móvil, de encajar, de hacer torres y construcciones, puzles, y todo tipo de juguetes y juegos simbólicos: muñecas, miniaturas, mascotas, teléfono, coches, lavadero, peluquería, lavadora, plancha, casas, alimentos y supermercados, carritos, juegos de platos y café, médicos; en este sentido, merece especial mención los disfraces, las casas grandes de tela y tiendas de campaña, los muñecos de guiñol y la dramatización.

Asimismo, la informática nos viene proporcionando un caudal de recursos y materiales impresionante, todo tipo de juegos y ordenadores, infantiles y de adulto pueden ser útiles si se utilizan de forma adecuada; es impresionante ver como problemas de relación social muy severos se flexibilizan ante una pantalla con dibujos y personajes animados, además de las posibilidades que dan para trabajar habilidades sociales. La realidad virtual podrá decir dentro de unos años como conoce y procesa la información la persona con trastornos del desarrollo, además de revelar muchas de las incógnitas que hoy día tenemos sobre el funcionamiento cognitivo de estas personas.

Otro tipo de materiales, más específicos, que se encuentran en comercios especializados son los encajes, los dominós y los juegos de colores; los lotos de objetos, contrastes, relaciones, posiciones y acción – reacción (JOCDI – GOULA), los juegos de abecedarios y numeración, los juegos de secuencias básicas (nivel 1 y 2 de AKROS EDUCATIVO y NARDIL), las barajas y lotos de fotografías: alimentos, expresiones faciales, orientación espacial e izquierda y derecha (AKROS EDUCATIVO), auto-dictados con fotografías (AKROS) y auto-dictados de nombres – cosas, adjetivos – cualidades, y verbos – acciones (XANGO), juegos de monedas y billetes, formación de frases (NARDIL), calendarios escolar (AKROS) con los días del mes, semanas, meses, las estaciones, temperatura, actividades y el tiempo; las pizarras magnéticas borrables (El Cuerpo Humano de AKROS), y los franelogramas y murales.

Además de esta relación de materiales, en el centro utilizamos las agendas diarias y personales, los calendarios mensuales, el tablón del desayuno y el del menú, tablones de secuencias de actividades, pictogramas (SPC y otros), libros de lectura personalizados (de signos Schaeffer, pictogramas, imágenes y palabras), mural del tiempo, tarjetas de objetos por centros de interés, tarjetas de acciones, libros de alimentos, comidas y recetas, dibujos con las secuencias de las actividades, láminas de lectura de pictogramas e imágenes de izquierda a derecha y de arriba abajo, y murales de imágenes. Un soporte fundamental es el libro de Benson Schaeffer y el glosario de signos.

4.- CONCLUSIÓN

Tener autismo es un modo de ser, aunque no sea el normal o esperado para muchos. La vida de un alumno/a con autismo puede ser tan feliz y satisfactoria como la nuestra que dicen que es la “normal”. En esas vidas, podemos llegar a encontrarnos y compartir muchas experiencias. Y cuando estéis en un parque, colegio o cualquier otro sitio y os encontréis algún adulto, niño o niña comportándose de manera algo extraña y anormal, que nos parezca algo rarito, no le deis de lado, ni lo critiquéis, puede ser q tenga AUTISMO u otro trastorno. En mi opinión, son como una raza más avanzada y evolucionada que la nuestra, son aquellas personas capaces de cambiar nuestro mundo.

En definitiva, son seres casi mágicos, capaces de soñar aun estando despiertos, lo mismo deberíamos no criticarlos y rechazarlos y fijarnos más en ellos, aprenderíais mucho, tal y como lo estoy haciendo yo, día tras día.

Para terminar, me gustaría citar una frase: “Si te ríes de un niño diferente, él se reirá contigo porque su inocencia sobrepasa tu ignorancia”.

 

INFORMACIÓN OBTENIDA DE:

http://nee-autismo.blogspot.com.es/

Educar a personas con autismo y otros trastornos generales del desarrollo.

https://autismodiario.org/2014/11/24/educacion-necesidades-educativas-especiales-y-fracaso-escolar/